La modalidad de formación e-learning se va extendiendo cada vez más y trasciende las aulas universitarias para llegar a las empresas. En corto tiempo se han integrado los procesos de formación en contextos académicos y corporativos a esta tecnología para llegar en simultáneo a un gran número de participantes, de manera que sean entrenados y adquieran nuevas competencias para mejorar sus perfiles y competencias dentro de la organización.

Son miles las empresas que ya adoptan estos modelos en los procesos de instrucción a sus empleados, con un significativo ahorro de recursos y excelentes resultados, evidentemente todo depende de adoptar una estrategia efectiva, aquí les damos algunas pistas.

Pasos a seguir para implementar una estrategia de formación e-learning en la organización.

Una manera de aprovechar mejor esta modalidad e implementar con éxito un programa consiste en desarrollar una estrategia coherente para crear cursos de e-learning. Esta estrategia puede servir de guía general y ayudar a establecer estándares, parámetros, técnicas y requisitos que faciliten la selección de la metodología, las actividades, los instrumentos de evaluación, etc. Para crear esta estrategia, debe tener en cuenta los siguientes pasos:

  1. Especificar cómo un determinado curso contribuye con los objetivos corporativos y aporta un valor a la organización, es decir, cómo los resultados formativos que se esperan alcanzar con un curso se relacionan con los problemas y oportunidades de la empresa.
  2. Asegurarse el apoyo de los gerentes y de los empleados destinatarios del curso. Todo el personal involucrado debe conocer los objetivos y el plan de trabajo. Además, se debe consensuar con los gerentes los recursos necesarios y el presupuesto con cierta anticipación.
  3. Definir requisitos técnicos e identificar el tipo de tecnología trabajando con el departamento de IT de su empresa. Antes de reunirse con su proveedor de e-learning, reúna información acerca del hardware o software necesario para crear el curso, los requisitos del sistema mínimos para impartir el curso, posibles problemas de compatibilidad entre sistemas y cualquier otro dato que personal de IT considere importante.
  4. Crear un plan para que toda la organización perciba este cambio positivamente. Esto puede incluir estrategias de marketing para promocionar el curso así también como entrevistas personales con los interesados para clarificar el nuevo rol del alumno y del docente en los entornos educativos virtuales, las técnicas y actividades que van a adoptarse, etc.
  5. Determinar cómo se medirán los resultados y desarrollar un plan de seguimiento. Si el departamento de capacitación ya cuenta con evaluaciones estandarizadas “tradicionales” para medir los resultados de los procesos de capacitación, estos métodos pueden incorporarse fácilmente a los programas de e-learning con una cuota de innovación.

Hay muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de crear una estrategia de e-learning dentro de su empresa. Lo mejor es empezar por un curso básico para evaluar la adaptación del grupo al nuevo entorno formativo y así desarrollar el modelo idóneo para su organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

English »
Entérate de nuestras novedades

Suscríbete para recibir nuestras actualizaciones y también promociones en nuestros cursos.